Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 10, 2013

LEVÍTICO PARTE I/ LA REGULACIÓN DE LOS SACRIFICIOS/ CAPÍTULO 4

Si es el sacerdote ungido el que ha pecado haciendo con ello culpable al pueblo, ofrecerá al Señor un novillo sin defecto alguno como ofrenda de purificación por el pecado que ha cometido.
El sacerdote no es inmune al pecado y tiene que lidiar con esa realidad en su propia vida. No está exento de tener que ofrecer los mismos sacrificios que ha de ofrecer cualquier persona del pueblo para que su pecado pueda ser perdonado. En este sentido el sacerdote es igual que los demás, un mortal, alguien de carne y hueso.
Nosotros somos mortales, de carne y hueso y tenemos el mismo problema de pecado que tienen aquellos que no son seguidores de Jesús. La diferencia radica, no en nuestra superioridad moral o nuestra bondad natural, sino en el hecho de que ese pecado ha sido perdonado por Jesús. Sin embargo, compartimos con el resto de los seres humanos la responsabilidad y la culpa y la realidad de que somos pecadores y seguimos pecando debería darnos una actitud de mucha misericordia y compasión ha…