Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 20, 2010

SALMO 31. ESOS DÍAS DE ANGUSTIA

Pero yo confío en ti, Señor,
digo: Tú eres mi Dios.
En tus manos está mi destino.

Este salmo refleja la oración de alguien que se siente totalmente hundido y destruido. Todo a su alrededor parece desmoronarse y derrumbarse, todo está en contra suya. Refleja los sentimientos de alguien que, verdaderamente, no tienes más fuerzas para seguir adelante, no le queda suficiente ánimo para afrontar la vida ya que, mire por donde mire, no hay ningún signo de esperanza.

Ante tal situación lo único que le queda al salmista es abandonarse en las manos de Dios, recordar y recordarse a sí mismo que, al fin y al cabo, su destino está en las manos de Dios. Es una afirmación, según mi parecer, de esperanza en medio de la total desesperanza, es recordar que, en última instancia, sólo Dios continua siendo, como afirma en otros lugares del salmo, la roca fuerte donde uno puede esconderse.

Para mí, es un salmo de alivio, esperanza y ánimo. Es una salmo que pone palabras a emociones que, en ocasiones, vivo y no…

SALMO 32. PERDÓN

¡Feliz el que está absuelto de su culpa,
a quien le han enterrado su pecado!
¡Feliz el hombre a quien el Señor
no le imputa el delito
y en cuya conciencia no hay engaño!

Te declaré mi pecado.
No te encubrí mi delito;
propuse confesarme
de mis delitos al Señor,
y Tú perdonaste
mi culpa y mi pecado.

El salmo 32 es la oración de un pecador que ha experimentado el privilegio de sentirse perdonado después de haber confesado su pecado a pesar de no merecer ningún tipo de perdón de parte de Dios.

El salmo, realista como todos los otros explica la experiencia del poeta de intentar ocultar su pecado del Señor y pretender que no existía. David narra como las consecuencias de su pecado le llevaron al punto de no poder resistir más y precisar el perdón del Señor, algo que este, graciosamente le otorgó.

Ni que decir tiene que este salmo es muy cercano a mi experiencia y a mi vida. Si hay algo que valoro de Dios es su perdón, su amor incondicional, su persistencia en continuar amándome una y otra vez a pesar de…