Ir al contenido principal

VENIMOS A ADORARLO



Nosotros hemos visto aparecer su estrella en el oriente y venimos a adorarlo. (Mateo 2:2)


Hay dos cosas que destacan de los sabios de oriente: intencionalidad y propósito. Intencionalidad es la determinación de la voluntad de conseguir algo. Hay premeditación, deseo y acción.  Los hombres sabios vieron la estrella que anunciaba el nacimiento del rey y se pusieron en marcha en busca del mismo. La intencionalidad es determinación que siempre lleva a la acción. Pero en ellos observamos también propósito. Éste es definido por el diccionario como el objetivo que se pretende conseguir. Ellos lo tenían tremendamente claro, adorar al rey recién nacido.

Los sabios de oriente, su intencionalidad y propósito, son una fuente de inspiración e imitación para nosotros los que nos denominamos seguidores de Jesús. El Maestro se deja encontrar pero... hay que buscarlo con intencionalidad. Nada importante y significativo sucede en esta vida sin intencionalidad, sin determinación, sin tomar la iniciativa y poner esfuerzo en ello. El esfuerzo de hablar con Él, de oírlo a través de su Palabra, el silencio y la voz interior de la conciencia guiada por el Espíritu Santo. La pobreza en la vida espiritual va de la mano de la falta de intencionalidad y esfuerzo en cultivar una relación con el Señor, no es casual ni está determinada por ningún aspecto genético. 

Pero la búsqueda de Jesús tiene un propósito, y éste, no es simplemente la mera curiosidad intelectual, el deseo de saber y conocer más acerca de Él. El propósito, como nos indican los sabios de oriente, es adorarlo, reconocerlo como nuestro Señor, someterle nuestra vida, parecernos más y más a Él cada día en nuestra forma de vivir, pensar y actuar.


¿Cuán presentes están en tu vida vida la intencionalidad y el propósito?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

RAQUEL/ INSATISFACCIÓN / GÉNESIS 30

Cuando Raquel vio que no podía dar hijos a Jacob tuvo envidia de su hermana y dijo a Jacob: -Dame hijos, porque si no me muero. Pero Jacob se enojó mucho con ella y le dijo: -¿Crees acaso que yo soy Dios? Él es quien te ha impedido tener hijos (Génesis 30:1-2)
Cuando miro a estas dos hermanas, Lea y Raquel, veo la universal sensación de insatisfacción que caracteriza al ser humano. Lea, como vi en el capítulo anterior, no era amada por su esposo y, además, se sentía menospreciada por él. Su hermana tenía lo que ella aspiraba a tener, hermosura, belleza, y eso le hacía sentir insatisfecha y experimentar un vacío y centrarse en sus carencias y no en aquello que tenía, es decir, varios hijos. Ella tuvo que aprender a centrarse y estar agradecida por aquello que tenía y no poner su enfoque emocional en aquello de lo que carecía.
La situación era similar con su hermana que, tal y como indica el texto, sentía envidia de Leay un profundo sentido de insatisfacción con su vida debido a la caren…