Ir al contenido principal

¿QUÉN ES ÉL?



Jesús, que es el Mesías (Mateo 1:16)


¿Quién es Jesús? Nadie, con un poco de cultura histórica, puede negar su existencia. No es difícil, no hay que hacer un gran esfuerzo, para reconocerlo como uno de los grandes maestros de moral de todos los tiempos. Para un revolucionario no es complicado identificarse con Él debido a su apuesta por los pobres y marginados. Millones de personas han encontrado en su persona y sus enseñanzas inspiración para vivir vidas mejores. Todo ello, con ser bueno, no es suficiente porque Jesús fue mucho más allá y afirmó clara y rotundamente que era Dios hecho ser humano para compartir nuestra experiencia y redimirnos de ella.

Y aquí es donde aquel carpintero de Nazaret se convierte en una piedra de tropiezo para tantas y tantas personas a lo largo de los siglos. Porque su identidad, su afirmación de que era Dios, no admite medias tintas, lo aceptamos o lo rechazamos. Creemos que es quien afirmaba ser o, por el contrario, lo dejamos de lado como un pobre chalado que se pensaba que era Dios del mismo modo que otros piensan que son Napoleón o Julio César. Porque en el cristianismo la salvación y la perdición se determinan en base a la identidad del Maestro de Nazaret. Si era, y es, quién afirmó ser, entonces hay esperanza para nosotros, tanto para esta vida presente -podemos ser cambiados y transformados por su trabajo en nosotros- como para la futura -la muerte no es el final irremediable de todo-. Pero, si Jesús no es el Mesías, entonces, como muy bien afirmó el apóstol Pablo, somos los más desgraciados de todos los hombres. Hemos puesto nuestra confianza en un lunático que se creía ser Dios ¡Vaya plan!


¿Y quién es Jesús para ti? ¿Y cómo eso influye en tu vida cotidiana?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

RAQUEL/ INSATISFACCIÓN / GÉNESIS 30

Cuando Raquel vio que no podía dar hijos a Jacob tuvo envidia de su hermana y dijo a Jacob: -Dame hijos, porque si no me muero. Pero Jacob se enojó mucho con ella y le dijo: -¿Crees acaso que yo soy Dios? Él es quien te ha impedido tener hijos (Génesis 30:1-2)
Cuando miro a estas dos hermanas, Lea y Raquel, veo la universal sensación de insatisfacción que caracteriza al ser humano. Lea, como vi en el capítulo anterior, no era amada por su esposo y, además, se sentía menospreciada por él. Su hermana tenía lo que ella aspiraba a tener, hermosura, belleza, y eso le hacía sentir insatisfecha y experimentar un vacío y centrarse en sus carencias y no en aquello que tenía, es decir, varios hijos. Ella tuvo que aprender a centrarse y estar agradecida por aquello que tenía y no poner su enfoque emocional en aquello de lo que carecía.
La situación era similar con su hermana que, tal y como indica el texto, sentía envidia de Leay un profundo sentido de insatisfacción con su vida debido a la caren…