Ir al contenido principal

JESÚS, LEALTADES


En cierta ocasión fueron a ver a Jesús su madre y sus hermanos; pero se había reunido tanta gente que no podían llegar hasta él. Alguien le pasó aviso: Tu madre y tus hermanos están ahí fuera, y quieren verte. Jesús contestó: — Mi madre y mis hermanos son todos los que escuchan el mensaje de Dios y lo ponen en práctica. (Lucas 8:19-21)

Este pasaje nos habla de lealtades. Todos nosotros tenemos un buen número de ellas; políticas, religiosas, familiares, nacionales, sociales, deportivas y de otra índole. Como en nuestros días las más fuertes en la época de Jesús eran las familiares y nacionales. Los judíos eran un pueblo extremadamente nacionalista, un nacionalismo que, a menudo, era xenófobo y le llevaba al desprecio total y absoluto del diferente. Génesis tres nos enseña que el pecado ha roto las relaciones entre los seres humanos y unos dañan, abusan y se enseñorean de otros en función de las diferencias de sexo, cultura, religión, economía, nacionalidad y cualquier otra que nos lleve a despreciar al otro. La historia nos deja un triste registro de las barbaridades que unos seres humanos han inflingido a otros en nombre de una diferencia que les llevaba a creerse superiores nacional, religiosa, económica o racialmente. 
La venida de Jesús cambia de forma radical el panorama, el enfoque, el paradigma. El Maestro viene a romper esas barreras tradicionales de lealtad y afirmar que por encima de las mismas existe una mayor que ensombrece y deja en un lugar secundario a todas las demás, la pertenencia al Reino de los cielos. Jesús reconoció en los gentiles más fe que en el propio Israel (recordemos el caso de la mujer sirio fenicia y el centurión que pidió que su siervo fuera sanado), aceptó a mujeres entre sus discípulos y tuvo palabras de elogio para los samaritanos a los que hasta puso de ejemplo en sus historias. Pablo nos indica que en Jesús y gracias a Él las grandes divisiones de su tiempo han quedado totalmente obsoletas. Ya no hay hombre ni mujer, esclavo ni libre, griego ni judío. Apocalipsis nos indica que en la ciudad celestial vamos a encontrar gente de todo pueblo, tribu, raza y nación unidos alrededor del Cordero.
En este pasaje Jesús no niega el valor de las lealtades, las pone en la perspectiva correcta. Ama a tu familia, tu lengua, tu patria, tu nación, tus preferencias. Sin embargo, no olvides que por encima de todas ellas existe una lealtad mayor y superior, el Reino de Dios y cuando haya un conflicto de lealtades debes de saber claramente que primero es lo primero. Ama todo lo anteriormente dicho pero cuando la afirmación de lo tuyo te lleva al menosprecio del otro, a los sentimientos de superioridad de cualquier tipo, piensa que tal vez has perdido la perspectiva y no estás alineado con el Jesús que supera todas las divisiones artificiales generadas por el pecado.

Jesús afirma que donde está nuestro tesoro está nuestro corazón. No sería descabellado pensar que lo mismo pasa con nuestras lealtades ¿Dónde están tus lealtades?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…