Ir al contenido principal

JUAN 23. EL MINISTERIO PÚBLICO DE JESÚS 16



30 "Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta. Mi Padre me envió, y él me dice cómo debo juzgar a las personas. Por eso yo juzgo correctamente, porque no hago lo que yo quiero, sino que obedezco a mi Padre. 31 "Si yo hablara bien de mí mismo, ustedes dirían que miento.32 Pero conozco bien a alguien que confirmará que digo la verdad.33 Cuando ustedes enviaron mensajeros a Juan, él les dijo la verdad.34-35 Lo que Juan enseñaba era tan bueno como una lámpara encendida en la oscuridad, y por un tiempo ustedes se alegraron de oírlo."Pero yo no necesito que nadie hable bien de mí. Mencioné a Juan sólo para que ustedes crean, y Dios los salve.36 Yo puedo probarles que de verdad mi Padre me ha enviado. Así lo prueba todo lo que hago, y ni siquiera Juan puede ser mejor testigo. Porque yo hago las cosas que mi Padre me envió a hacer. 37 "Mi Padre me ha enviado, y él también habla bien de mí. Lo que pasa es que ustedes nunca lo han oído hablar, ni lo han visto cara a cara.38 Ustedes no aceptan su mensaje, pues no han creído en mí, a quien él envió. 39 "Ustedes estudian la Biblia con mucho cuidado porque creen que así tendrán vida eterna. Sin embargo, a pesar de que la Biblia habla bien de mí,40 ustedes no quieren creerme para tener vida eterna.


Jesús continúa con su diálogo con los judíos que le acusaban de romper las leyes acerca del día sagrado, el sábado, y hacer cosas prohibidas aquel día, concretamente, haber sanado a una persona que durante 38 años había estado sufriendo. Su autoridad para hacer ese tipo de cosas era puesta en entredicho. Por tanto, Jesús, a pesar de no tener ninguna necesidad de hacerlo, decide justificar sus credenciales para actuar de dicho modo.

En el pasaje afirma que hay cuatro fuentes que dan testimonio acerca de quién es Él y acreditan su autoridad. Por este orden menciona a, Juan el Baustista, sus milagros, el mismo Padre y, finalmente las Escrituras. Jesús juega con la afirmación de la ley judía de que es preciso más de un testigo para que el testimonio sea válido. El Maestro les ofrece cuatro testigos en su favor.

Sin embargo, lo que es el reto de este pasaje para mi vida es la afirmación de Jesús, Su palabra no ha tenido acogida en vosotros. Me he dado cuenta que hay una diferencia entre acoger en la mente y acoger en el corazón. Este último puede rechazar aquello que la mente considera correcto, bueno y adecuado. El corazón tiene otras razones, otras motivaciones, otras intenciones que no tienen nada que ver con mi mente. Es más, me doy cuenta que mi corazón puede incluso engañar a mi mente haciéndola creer que es suficiente con saber aunque no viva. El corazón puede bloquear aquello que el intelecto acepta, ama y añora.


Un principio

Ayúdame a no bloquear tu palabra en mi corazón

Comentarios

  1. Señor,ayúdame a tener un corazón sin límites; que nada ni nadie sean estorbo para que Tu seas lo primero en mi vida. Que Tu palabra sea siempre mi guia, mi apoyo, mi consuelo, y mi alegria de vivir.
    Gracias Félix por recordárnoslo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…