Ir al contenido principal

CEREBROS 2



Nada hay más engañoso que el corazón; no tiene remedio, ¿quién lo conoce? (Jeremías 17:9)

Otro de los "cerebros", es decir de las partes de nuestro cuerpo que tienen la capacidad de recibir información, procesarla y enviarnos retroalimentación es el corazón. Así como las entrañas estaban vinculadas con la protección de nuestro proyecto vital y se encargaban de enviar señales de alerta, el corazón está preocupado con nuestro auténtico yo, con nuestra identidad, con nuestro ser. En el corazón, según siempre la ciencia, residirían nuestros valores, nuestra auténtica identidad y cuando algo entra en contradicción con ese auténtico yo, el corazón nos envía retroalimentación generando ese estado de inquietud, ansiedad, estrés, etc., que es el resultado de nuestro deseo de actuar o dejar de hacerlo de una manera que es totalmente inconsistente con nuestro yo real, auténtico y genuino. 

No en vano la Biblia nos enseña que, ante todo y sobre todo, cuidemos el corazón pues de él nace la vida, el proyecto vital de cada ser humano. Así como las entrañas se preocupan de mantenernos vivos, el corazón se preocupa de mantenernos íntegros y coherentes. El corazón es el centro de control del proyecto vital y allí se toman las decisiones que lo encaminarán en una dirección u otra. Pero, como bien dice la Escritura, el corazón es engañoso; en ocasiones nos hace ir por direcciones que pueden ser destructivas e inconsistentes con quien realmente somos. En él radica la voluntad y allí se producen las luchas entre el viejo y el nuevo hombre, el deseo de honrar a Dios y vivir al margen de Él. Aquí se toman las decisiones para bien o para mal. ¿Cómo se puede solucionar esa tensión? Bien, ese es el tema de la próxima entrada. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

RAQUEL/ INSATISFACCIÓN / GÉNESIS 30

Cuando Raquel vio que no podía dar hijos a Jacob tuvo envidia de su hermana y dijo a Jacob: -Dame hijos, porque si no me muero. Pero Jacob se enojó mucho con ella y le dijo: -¿Crees acaso que yo soy Dios? Él es quien te ha impedido tener hijos (Génesis 30:1-2)
Cuando miro a estas dos hermanas, Lea y Raquel, veo la universal sensación de insatisfacción que caracteriza al ser humano. Lea, como vi en el capítulo anterior, no era amada por su esposo y, además, se sentía menospreciada por él. Su hermana tenía lo que ella aspiraba a tener, hermosura, belleza, y eso le hacía sentir insatisfecha y experimentar un vacío y centrarse en sus carencias y no en aquello que tenía, es decir, varios hijos. Ella tuvo que aprender a centrarse y estar agradecida por aquello que tenía y no poner su enfoque emocional en aquello de lo que carecía.
La situación era similar con su hermana que, tal y como indica el texto, sentía envidia de Leay un profundo sentido de insatisfacción con su vida debido a la caren…