Ir al contenido principal

DIGNO O INDIGNO



Pero el padre ordenó a sus criados: "¡Rápido! Traed las mejores ropas y vestidlo, ponedle un anillo en el dedo y calzado en los pies. Luego sacad el ternero cebado, matadlo y hagamos fiesta celebrando un banquete. Porque este hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida; se había perdido y lo hemos encontrado" Y comenzaron a hacer fiesta. (Lucas 15:22-24)


El hijo pródigo, protagonista de tantos sermones, tenía un claro sentido de la justicia. Su moralidad estaba intacta; así lo demuestran sus razonamientos. Era plenamente consciente de haber pecado, no sólo contra Dios, sino también contra su padre. También se daba cuenta que era de justicia que, en caso de ser admitido, no lo fuera en su antigua condición de hijo. Ya no era digno de ello. Había deshonrado gravemente a su familia y, especialmente, a su padre. Se conformaba con tener el estatus de un simple jornalero, alguien que trabajaba a cambio de un salario pero que no pertenecía a la familia. Entendía que se tratamiento sería justo, era indigno de otro tipo superior. 

El padre -que todos sabemos que en la parábola representa a Dios- no opinaba lo mismo, tenía una perspectiva diferente. Pidió a sus siervos que lo vistieran, no cualquier harapo que hubiera en la casa, sino con las mejores ropas. Ordenó que se pusiera calzado en sus pies; en la antigüedad de Israel sólo los esclavos iban descalzos. Dispuso que se pusiera un anillo en el dedo. El anillo era el símbolo de pertenencia a la familia. Indicaba que era aceptado en la condición de hijo, no de simple jornalero. Finalmente, el padre ordenó hacer fiesta porque el hijo había vuelto a la casa. Ninguna mención a su pasado, a su historia, a su indignidad.

Creo que los seres humanos estamos preparados para recibir la justicia. Podemos aceptarla. Si moralmente estamos sanos podemos entender que somos merecedores o inmerecedores de parte de Dios o de la sociedad de un determinado tratamiento. Podemos argumentar, podemos esgrimir nuestros méritos, podemos compararnos con otros que son peores que nosotros para sentirnos más dignos y discutir con el juez, tal y como hizo el hijo de la parábola que tenía bien montado su argumento de defensa.

Creo, sin embargo, que los seres humanos no estamos preparados para recibir la gracia. Sólo aquellos que son conscientes que no tienen nada que ofrecer, que están vacíos, que lo han perdido todo, que no tienen nada para negociar con Dios pueden aceptar que son considerados dignos sin serlo, sólo porque el Padre, que los recibe en la casa, les otorga una dignidad de la que carecen pero que ahora es suya. Llegar a ese estado es duro para nuestro orgullo.




Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…