Ir al contenido principal

¿ES TU DIOS UN DIOS TRIBAL?



Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, echando mano a Jesús lo arrojaron fuera del pueblo y lo llevaron a un barranco de la montaña sobre la que estaba asentado el pueblo, con intención de despeñarlo.  (Lucas 4:28-29)


El pasaje, como habrás adivinado, corresponde al día en que Jesús se presenta públicamente en la sinagoga de Nazaret ante sus paisanos. Lucas, un gran investigador de las historias que cuenta, indica que lo deseaban, literalmente, matar. Pero ¿Qué provocó semejante enfado de parte de aquella gente? Pues un tema de etnicidad, de racismo puro y duro. Jesús había afirmado que en tiempos de gran necesidad Dios había optado por ministrar a miserables gentiles -sirios o libaneses- en vez de hacerlo con la gente de su querido y amado pueblo escogido. Aquello era más de lo que sus oídos y su mentalidad podían soportar. Jehová era el Dios de su tribu, que despreciaba a todos aquellos que no pertenecían al pueblo escogido y que gozosamente esperaban el día en que ¡Por fin! Dios los destruiría a todos; a Jesús no tiene otra ocurrencia que hablarles de un Dios universal, abierto, amante y preocupado por toda la humanidad.

Pero Israel siempre había adolecido de ese problema, de considerar a Dios como el patrimonio de su tribu, y nunca entendió el propósito universal del Señor. Jonás es un buen ejemplo de ello. Primero huye de la misión salvadora de Dios hacia Nínive, y cuando de mala gana acepta, se enfada hasta el punto de querer morir porque ¡A quién se le ocurre semejante barbaridad! el Señor no tiene otra ocurrencia que salvar a la población. Dios le dice a Jonas: ¿No voy a compadecerme yo de Nínive, esa gran ciudad en la que viven más de ciento veinte mil niños? Pues no, no has de hacerlo, eres el Dios de la tribu y tu compromiso debe ser exclusivamente con ella y, todo aquel que esta fuera de la misma, debe estar fuera de tus planes.

Ahora quiero que busques rasgos, rastros sutiles de ese tribalismo en tu fe cristiana. Los judaizantes juzgaban a los gentiles; algunos eran de Pablo, otros de Apolos, otros de Pedro. Otros son arminianos, calvinistas, siguen la teología de la prosperidad o de la liberación, hablan en lenguas, veneran los carismas o tienen en un altar a la Biblia. Unos son de la tribu de los fundamentalistas, otros de la de los hillsonianos, otros siguen a MacArthur. Está la tribu de los católicos, los ortodoxos los.... en fin, cada uno con su tribu y todos convencidos de que Dios, el Dios de la Biblia es el de nuestra tribu y sin acabar de comprender la visión universal del Señor e incapaces de digerir que Él ni está, ni estará, ni quiere limitarse a mi pequeña, reduccionista visión de un Dios tribal. 

Tu visión de Dios puede ser real, pero nunca, nunca olvides, que Dios es el Señor del universo, que siempre será mayor que cualquier idea que tu teología sistemática se haya hecho de Él y que nunca se rebajará ni conseguirás que sea el guardián de tu tribu.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…