Ir al contenido principal

JESUS, SUS NOMBRES



Tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21)


En el mundo hebreo el nombre era algo muy significativo. Era mucho más que la forma de distinguir a un individuo de otro. Se pensaba que el nombre que se le otorgaba a una persona tenía que ver con su carácter y/o su misión o propósito en la vida. En ese sentido, el nombre bien podía determinar el destino de un ser humano. Cuando se anunció el nacimiento del Señor se comunicó que su nombre sería Jesús, que significa salvador, y se explicó que lo sería porque liberaría al pueblo de sus pecados. 

De tanto leerlo es posible que hayamos perdido el sentido de lo que significa ser salvado del pecado. Tal vez necesitamos replantearos qué es el pecado y sus consecuencias para que podamos tener una perspectiva correcta de lo que ser salvados significa. En la Biblia pecado es nuestra actitud de rebelión abierta o indiferencia pasiva ante Dios. Pecado es nuestro deseo de declararnos autónomos e independientes con respecto a Dios y su autoridad, sustraernos a su jurisdicción. La serpiente lo resumió perfectamente: "seréis como Dios". 

Las consecuencias del pecado se expresan en la forma de cuatro grandes rupturas que se producen en la experiencia humana: una ruptura en nuestra relación con Dios, una ruptura en la relación con otros seres humanos, una ruptura interna de nuestra humanidad y, finalmente, una ruptura con la creación de Dios. El pecado genera una catástrofe cósmica que afecta a todas y cada una de las dimensiones de nuestra humanidad. Como consecuencia, nosotros no somos los seres humanos que el Señor había tenido en mente en el momento de la creación; somos, simplemente, el producto del pecado. Somos un proyecto fracasado, algo que nunca debió ser. 

Es de eso que Jesús viene a salvarnos, y su salvación es integral, como integral fue nuestra caída. Su salvación restaura todas y cada una de esas cuatro grandes rupturas o fracturas que el pecado generó. El Salvador, no únicamente nos lleva al cielo, nos hace nuevas personas, nuevas criaturas, una nueva humanidad.


Cuatro rupturas y cuatro restauraciones ¿En qué medida estás experimentando las unas y las otras en tu vida?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

RAQUEL/ INSATISFACCIÓN / GÉNESIS 30

Cuando Raquel vio que no podía dar hijos a Jacob tuvo envidia de su hermana y dijo a Jacob: -Dame hijos, porque si no me muero. Pero Jacob se enojó mucho con ella y le dijo: -¿Crees acaso que yo soy Dios? Él es quien te ha impedido tener hijos (Génesis 30:1-2)
Cuando miro a estas dos hermanas, Lea y Raquel, veo la universal sensación de insatisfacción que caracteriza al ser humano. Lea, como vi en el capítulo anterior, no era amada por su esposo y, además, se sentía menospreciada por él. Su hermana tenía lo que ella aspiraba a tener, hermosura, belleza, y eso le hacía sentir insatisfecha y experimentar un vacío y centrarse en sus carencias y no en aquello que tenía, es decir, varios hijos. Ella tuvo que aprender a centrarse y estar agradecida por aquello que tenía y no poner su enfoque emocional en aquello de lo que carecía.
La situación era similar con su hermana que, tal y como indica el texto, sentía envidia de Leay un profundo sentido de insatisfacción con su vida debido a la caren…