Ir al contenido principal

EXPECTATIVAS



Y advertidos por un sueño para que no volvieran adonde estaba Herodes, regresaron a su país por otro camino. (Mateo 2:12)


Herodes depositó unas expectativas sobre los hombres sabios de oriente, que encontraran al supuesto rey de los judíos y le informaran al respecto. Herodes tenía su propia agenda e intentó imponérsela a los orientales; éstos, advertidos por Dios, siguieron su consejo regresando a su tierra sin cumplir aquellas expectativas.

Todos estamos expuestos a las expectativas de los demás. Siempre encontraremos a nuestro alrededor personas que esperan de nosotros una cierta manera de actuar; que creen que deberíamos hacer o dejar de hacer determinadas cosas; que se consideran con el derecho a que esas expectativas sean satisfechas y cumplidas y que presionarán, en ocasiones legítimamente, y en otras no, para imponerlas. Cada uno de nosotros debe tener muy claro cuál es su público, para quién estamos actuando. Nuestra principal audiencia es el Señor y son sus expectativas, no las de aquellas que están a nuestro alrededor, las que deben ser satisfechas en primer término. Cuando un líder no tiene bien definido cuál es su audiencia, corre el riesgo de actuar para satisfacer las expectativas externas, las de aquellos a los que lidera, o las internas, la ansiedad que, tan a menudo, acompaña al liderazgo. 

No estoy diciendo que no tenemos que ser sensibles a las voces que hay en nuestro entorno; no abogo por hacer oídos sordos a los que nos rodean ¡Para nada! Indico que todo y lo legítimas o ilegítimas que esas expectativas puedas ser, no pueden convertirse en el criterio que guíe y controle la acción del líder. Éste debe moverse por el cumplimiento de la voluntad de Dios y su misión y eso, en muchas ocasiones, significa defraudar las expectativas de los hombres. 


¿Cuál es tu principal audiencia?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

RAQUEL/ INSATISFACCIÓN / GÉNESIS 30

Cuando Raquel vio que no podía dar hijos a Jacob tuvo envidia de su hermana y dijo a Jacob: -Dame hijos, porque si no me muero. Pero Jacob se enojó mucho con ella y le dijo: -¿Crees acaso que yo soy Dios? Él es quien te ha impedido tener hijos (Génesis 30:1-2)
Cuando miro a estas dos hermanas, Lea y Raquel, veo la universal sensación de insatisfacción que caracteriza al ser humano. Lea, como vi en el capítulo anterior, no era amada por su esposo y, además, se sentía menospreciada por él. Su hermana tenía lo que ella aspiraba a tener, hermosura, belleza, y eso le hacía sentir insatisfecha y experimentar un vacío y centrarse en sus carencias y no en aquello que tenía, es decir, varios hijos. Ella tuvo que aprender a centrarse y estar agradecida por aquello que tenía y no poner su enfoque emocional en aquello de lo que carecía.
La situación era similar con su hermana que, tal y como indica el texto, sentía envidia de Leay un profundo sentido de insatisfacción con su vida debido a la caren…