Ir al contenido principal

OSCURIDAD



Si digo: “Que me cubra la tiniebla, que la luz se haga noche en torno a mí”, tampoco para ti es oscura la tiniebla; la noche es luminosa como el día, pues como la luz, así es para ti la oscuridad. (Salmo 139:11-12)


La oscuridad no tiene una connotación positiva. La asociamos con cosas negativas y peligrosas. La oscuridad genera inseguridad, dificultad para orientarse y, a menudo, miedo. La oscuridad es propicia para el mal y lo ilegal; en la Biblia habitualmente se relaciona con el pecado. Sin embargo, científicamente hablando la oscuridad no existe, no tiene entidad por sí misma, es simplemente la ausencia de luz. La luz sí es una realidad física, la oscuridad no lo es; vuelvo a insistir, es únicamente la ausencia en mayor o menor grado de la luz.

Todos nosotros vivimos con, digamos, cierto grado de oscuridad en nuestra vida. Tenemos áreas "oscuras" que únicamente nosotros conocemos y que nos avergonzaríamos si salieran "a la luz". Hemos pasado o estamos pasando por momentos de oscuridad en nuestras vidas; sea esta de tipo intelectual, emocional, espiritual o una combinación de todas ellas. Puede ser que nuestro presente esté lleno de oscuridad o que cuando miramos al futuro éste sea sombrío y carente de luz; sólo podemos percibir tinieblas.

Pero Dios es luz. Recordemos que la oscuridad no existe, es, tan sólo, la ausencia, la privación de luz. Cuanto más nos encontremos del Señor más evidente será su luz en nuestra vida y más disipará la oscuridad que pueda haber en ella. Dios proyecta luz sobre nuestra vida interior mostrándonos aquello que necesita ser cambiado. El Señor ilumina nuestro camino para poder orientar y guiar. Dios trae luz a la oscuridad emocional, intelectual y espiritual que, en ocasiones, puede reinar en nuestras vidas. El Señor aclara las circunstancias con su presencia y da la posibilidad de ver con una nueva perspectiva. Dios nunca ha prometido que no pasaremos "por valle de sombra de muerte"; si ha prometido, que en medio del mismo veremos la luz, porque está con nosotros y porque Él es luz.


¿Estás experimentando oscuridad en tu vida? ¿Cómo Dios, quien es luz, puede iluminar tu realidad?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…

SALMO 90. EL TIEMPO

Enséñanos la medida exacta de nuestros días
para que adquiramos un corazón sensato.


El tema central de este salmo es el tiempo y cómo Dios y nosotros mismos nos relacionarnos con esta dimensión. El poema afirma con rotundidad que el Señor es eterno, existía antes del tiempo y está fuera y por encima del mismo, si, mil años para Ti son un ayer que pasó, indica el salmista.

Contrariamente, al leer esta parte de la Escritura nos damos cuenta que, en contraste con Dios, nosotros somos temporales, caducos y finitos. No importa cuántos años podamos llegar a vivir, al final, agotamos nuestros días como un suspiro, dice el escritor, para después sentenciar, pasan aprisa y volamos.

No ha sido muy difícil encontrar materia para pensar y reflexionar en este salmo. Mis días se acabarán rápidos. Ya he llegado a los 54 y, tal y como dice el pasaje bíblico, han pasado realmente como un suspiro y cuanto más pasan, más consciente es uno de la finitud de la vida y su limitación.

Ante esta realidad el salmis…