Ir al contenido principal

LA CARRERA



Estamos, pues, rodeados de una ingente muchedumbre de testigos. Así que desembaracémonos de todo impedimento, liberémonos del pecado que nos cerca y participemos con perseverancia en la carrera que se nos brinda. (Hebreos 12:1)


No es la primera vez que en las páginas del Nuevo Testamento se compara el seguimiento de Jesús con una carrera; el apóstol Pablo es especialista en este tipo de paralelismos. Profundizando un poco en el tema me pregunto ¿De qué tipo de carrera estará el autor hablando? Con poco riesgo de equivocarme afirmaría que se trata de parecernos cada vez más y más a Jesús permitiendo que su carácter se forme en nuestras vidas y, al mismo tiempo, mientras eso se va dando, ir construyendo el Reino de Dios. 

Pero para correr (como corredor hablo) hay que quitarse de encima todo aquello que pueda hacer pesada la carrera, especialmente cuando estamos hablando de una de resistencia, no de un sprint de 100 metros. Personalmente ni siquiera puedo correr llevando auriculares, el celular o cualquier otro dispositivo que permite escuchar música. Las llaves del automóvil o de la casa es lo único que consiento portar y, a menudo, porque los pantalones que uso tienen un bolsillo estratégico pensado con ese fin. El punto es que el anónimo autor de este libro indica que el pecado puede ser un impedimento para la carrera, por tanto, hay que quitárselo de encima. Dos tipos de pecados vienen a mi mente: pecados puntuales, es decir, aquellos de los que tenemos conciencia, que el Espíritu de Dios nos revela y, automáticamente, siguiendo el consejo de 1 Juan 1:9 los confesamos. Estos son rápidos de desechar y no suelen obstaculizar la carrera. Otra cosa son esos pecados habituales, que de forma consciente permitimos en nuestras vidas, que han llegado, de alguna manera, a forma parte de nuestro "modus vivendi". Estos son como la piedra en el zapato del corredor, pueden o impedir totalmente el seguir o, por el contrario, hacer muy difícil la carrera. De ambas cosas se nos pide que nos libremos.


¿Qué pecados te pueden impedir la carrera?





Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…