Ir al contenido principal

JESÚS, DIOS



El Padre y yo somos unos. (Juan 10:30)


Uno de los hitos de mi vida cristiana ha sido entender que si quiero saber cómo es real y verdaderamente Dios debo mirar a Jesús y tan sólo a Él. El filósofo y matemático francés Blas Pascal afirmó con gran sabiduría y precisión: "Dios nos hizo a su imagen y semejanza y nosotros le devolvimos el cumplido". Es decir, nosotros hemos hecho a Dios a nuestra propia imagen. Nos hemos proyectado sobre Él y hemos pensado que es simplemente una amplificación de quien somos nosotros. Hemos volcado sobre Él todos nuestros prejuicios e ideas preconcebidas y lo hemos hecho tal y como somos nosotros. Ya en el monte Sinaí el Señor advirtió sobre el peligro de hacernos imágenes acerca de Él. Nosotros, los evangélicos, nos sentimos muy orgullosos porque, a diferencia de los católicos, no tenemos imágenes en nuestros locales de culto. Sin embargo, para mí es mucho más dañinas, perniciosas y peligrosas las imágenes mentales que nos hacemos de Dios, el dios que construimos en nuestra mente e imaginación. Lo es porque llana y simplemente me relaciono no con Dios tal y como es; más bien establezco una relación con la imagen que tengo de Él, tanto si ésta es falsa como si real. 

Todos nosotros hemos captado la diferencia que existe entre el Dios que aparece reflejado en el Antiguo y el Nuevo Testamento. No hay que ser muy avispado para darse cuenta que hay una diferencia abismal entre el uno y el otro. Es algo que choca a los no cristianos y que también, seamos sinceros, nos produce un impacto y una paradoja a nosotros mismos sus seguidores. El Dios del Antiguo Testamento es tribal. Los salmos una y otra vez afirman que "El Señor es Dios por encima de todos los dioses". Las victorias de Israel sobre sus enemigos son las de Dios sobre los dioses de esos pueblos. El Señor es el Dios de Israel y no tiene preocupación ni carga por otros pueblos. Bueno, al menos así pensaban los judíos en tiempos del Antiguo Testamento. Las muestras de amor universal del Señor no parecieron impactar mucho a su pueblo. Recordemos el enfado de Jonás cuando Dios decide perdonar a Nínive a causa de su arrepentimiento. 

Al ser el Señor el Dios de Israel y no tener interés por los otros pueblos era normal que Israel despreciara a todos aquellos que no eran judíos y se sintiera orgulloso de no ser como ellos. Este es, precisamente, el panorama espiritual previo a la venida de Jesús. Es el clima en el que no olvidemos Dios decide hacerse como uno de nosotros y habitar con nosotros.


Si nos relacionamos no con Dios sino con la imagen que tenemos de Él ¿Cuál es tu imagen? ¿Cómo percibes a Dios? ¿Cómo, para bien o para mal te condiciona?

Comentarios

  1. Intentan tener la imagen que mencionan los Evangelios, el Jesús que dice ser uno con el Padre sería mi referencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…