Ir al contenido principal

JESÚS, AMISTADES PELIGROSAS 3



Al verlo, los fariseos y los maestros de la ley murmuraban: Este anda con gente de mala reputación y hasta come con ella. (Lucas 15:2)


En episodios anteriores ya hemos comprobado que Jesús no tenía ningún problema en asociarse con personas que ponían en peligro su reputación. El tipo de gente que un religioso piadoso de su tiempo nunca osaría frecuentar y cuya presencia evitaría siempre que le fuera posible. Este tipo de relaciones escandalizaban a los fariseos y los maestros de la ley. Resultaba incomprensible que alguien buen conocedor de la ley y de lo políticamente correcto lo practicara. Sin embargo, si nos fijamos detenidamente en este breve versículo, veremos que el nivel de indignación de los antagonistas de Jesús subió un grado más. Si ya resultaba escandaloso que el Maestro frecuentara ese tipo de gente todavía lo era más que tuviera a bien el compartir la mesa con ellos. ¿Qué tiene de particular esa acción? ¿Por qué generó aún mayor indignación de la que Jesús ya había provocado entre sus contemporáneos? 

La lectura del libro de Manning "El evangelio de los andrajosos" me ayudó a entenderlo y por eso reproduzco su explicación del gesto de Jesús:

"En la tradición judía, decir "yo quiero cenar contigo" significa "quiero establecer amistad contigo". Incluso hoy, un judío ortodoxo no le invitará a su casa a cenar, a menos que quiera establecer amistad con usted o profundizar la ya existente. Es un encuentro muy sagrado. (Por cierto, es bueno recordar eso cada vez que reciba la comunión. Jesucristo es el anfitrión y cuando le invita a venir a su mesa está declarando: "Yo quiero tener una amistad más profunda contigo")

La murmuración de los religiosos viene como consecuencia del deseo de Jesús de establecer amistad con aquella gente. Una cosa -ya imperdonable- era frecuentarlos. Otra -inadmisible- el desear y tomar la iniciativa en establecer una relación de amistad con ellos. Porque precisamente esta es, en mi humilde opinión, la gran enseñanza de este pasaje. Dios desea una amistad con gente como tú y como yo. Personas indeseables, que no merecemos para nada su amor, aceptación y compañerismo. Dios siempre busca la amistad con aquellos que en cada momento de la historia la sociedad ha considerado indeseables. Ayer fueron los recaudadores de impuestos, hoy serían los miembros del movimiento LGTB o los abortistas. Gente, todos ellos, que un cristiano evangélico como Dios manda nunca osaría frecuentar y mucho menos tener una relación de amistad con ellos. Esto me hace suponer que nuestros niveles de santidad y de superioridad moral son más elevados incluso que los de nuestro Maestro. Me pregunto si hoy en día nosotros estaríamos también entre aquellos que murmurarían de Jesús y sus amistades peligrosas.


Obsérvate desde la distancia ¿Qué actitud tienes hacia aquellos que son pecadores, gente de mala reputación? ¿Qué dice acerca de ti? ¿Cuál debería ser tu actitud en imitación del Maestro?

Comentarios

  1. Mi actitud debe ser claramente inclusiva, de empatía, de acogimiento, de relaciones sinceras. Hace tiempo que vengo pensando en esto mismo, y recuerdo como muchas veces he buscado amistad pero solo para traerlos a las reuniones de la iglesia. No estuve interesado en ellos y en sus problemas en su vida plenamente, eso ya lo solucionaría Jesús, mi interés "oculto" era que vinieran a las reuniones "nuestras".
    Lo triste es que sigue existiendo a mi alrededor esta actitud.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…