Ir al contenido principal

PARÁBOLAS, ¡SORPRESA!



Portaos como el criado fiel e inteligente a quien su amo pone al frente de la servidumbre para que les tenga la comida dispuesta a su hora.  ¡Feliz aquel criado a quien su amo, al llegar, encuentre cumpliendo con su deber!  Os aseguro que le confiará el cuidado de toda su hacienda. Pero si otro mal criado piensa en su interior: “Mi señor se retrasa”  y comienza a maltratar a sus compañeros y se junta a comer y beber con borrachos,  un día, cuando menos lo espere, llegará de improviso su señor.  Entonces lo castigará severamente dándole un lugar entre los hipócritas. Allí llorará y le rechinarán los dientes. (Mateo 24:45-51)


Esta parábola, como la anterior, pone énfasis en la necesidad e importancia de una actitud vigilante ante la venida del Señor. Se contraponen dos actitudes muy diferentes, la fidelidad y la negligencia en el servicio. La diferencia entre el primero y el segundo de los criados radica en que éste último pensó que había suficiente tiempo, no existía ningún tipo de urgencia y, consecuentemente, podía relajarse en sus funciones y flaqueó su fidelidad. Pienso que está es una actitud muy humana. Pensar que tenemos suficiente tiempo nos hace bajar la guardia y relajarnos en muchas situaciones de la vida. Postergamos lo inevitable y después viene la angustia y la ansiedad de las fechas límites y las cosas se han de hacer, en muchos casos, deprisa, corriendo y no siempre bien. 

El seguimiento de Jesús no es una excepción a la regla antes mencionada. Imaginemos por un momento que supiéramos con certeza que Jesús viene dentro de seis meses. Estoy convencido de que haríamos un esfuerzo frenético por introducir cambios en nuestras vidas. Revisaríamos nuestras prioridades, agendas y relaciones. Someteríamos a escrutinio nuestras actitudes, motivaciones y valores. Evaluaríamos en qué medida estamos siendo responsables con nuestra labor de ser agentes de restauración y constructores del Reino de Dios. El problema es que como no tenemos esa certeza con respecto a la fecha es fácil relajarse en las responsabilidades. Entramos en un proceso de degradación que puede llegar a convertirse en irreversible. Hay una anécdota acerca de cómo puede hervirse una rana. Si lanzas una rana en un recipiente con agua hirviendo el animal, al contacto con el líquido, salta y se libra. El procedimiento es el opuesto. Se sumerge al batracio en una recipiente con agua fría y éste se pone en la lumbre a fuego lento. El agua se va calentando de forma gradual y no produce una reacción de rechazo en la rana. Inevitablemente ésta muere hervida. Cuando tiene conciencia de su situación es demasiado tarde y carece de la capacidad de reacción. La comparación con el seguimiento de Jesús es fácil de establecer. 

Esta es la razón por la cual hay tantas advertencias en las Escrituras a la actitud alerta y vigilante. El peligro es real, puede afectar a cualquiera de nosotros. Por eso, el apóstol Pablo afirma que "aquel que se sienta seguro ande con cuidado que no caiga". Se me ocurren dos antídotos contra ese peligro. El primero es vivir cada día como si éste fuera el día del regreso del Señor. Cuando uno es consciente que toda la vida sucede en la presencia de Dios y uno está siendo fiel en la tarea de la restauración y construcción del Reino, uno vive en paz y seguridad. Jesús puede regresar, me encontrará al pie del cañón en servicio activo. Un servicio, no olvidemos, que se lleva siempre a cabo en nuestra cotidianidad, nuestros hogares, nuestros trabajos, nuestras relaciones, etc. El segundo, consiste en introducir en nuestra ritmo de vida periodos de reflexión para analizar el estado de nuestro servicio, evaluarnos a nosotros mismos y ver si estamos teniendo una actitud alerta y vigilante o, por el contrario, nos estamos relajando y entrando en ese proceso lento pero continuo de degradación. El salmo 139 en sus versículos finales nos invita a esa reflexión diaria para asegurarnos que no zozobramos y, si estamos escorando, volver al rumbo adecuado, a la actitud alerta y vigilante.


¿Hasta qué punto la actitud de bajar la guardia y relajarse está afectando tu vida? ¿Qué puedes y debes hacer al respecto?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…