Ir al contenido principal

PARÁBOLAS, DIRÁ QUE EL AÑEJO ES MEJOR



Entonces dijeron a Jesús:
— Los discípulos de Juan ayunan a menudo y se dedican a la oración, y lo mismo hacen los de los fariseos. ¡En cambio, los tuyos comen y beben! Jesús les contestó:
— ¿Haríais vosotros ayunar a los invitados a una boda mientras el novio está con ellos?  Ya llegará el momento en que les faltará el novio; entonces ayunarán. Además les puso este ejemplo:
— Nadie corta un trozo de tela a un vestido nuevo para remendar uno viejo. De hacerlo así, se estropearía el nuevo y al viejo no le quedaría bien la pieza del nuevo.  Tampoco echa nadie vino nuevo en odres viejos, pues el vino nuevo rompe los odres, de modo que el vino se derrama y los odres se pierden.  El vino nuevo hay que echarlo en odres nuevos 39 Y nadie que haya bebido vino añejo querrá beber después vino nuevo, porque dirá que el añejo es mejor. (Lucas 5: 32-39)

El contexto de esta parábola es una discusión con los fariseos. Jesús rompía los moldes tradicionales, no se ajustaba a los patrones de comportamiento considerados ortodoxos, no seguía las prácticas que un buen religioso debía observar y cultivaba relaciones sospechosas e indeseables. Todo aquello era superior a lo que los ortodoxos de la época podían soportar. Pero vale la pena que veamos la situación desde otra perspectiva. Jesús es Dios hecho ser humano. Viene para enseñarnos una nueva forma de vivir y de relacionarnos con el Padre; una forma alternativa a la tradicional y bien consolidada. Los fariseos son personas con honestos sentimientos religiosos que discuten con el mismísimo Dios acerca de la forma en que debe vivirse y practicarse la fe. Pretenden darles lecciones acerca de espiritualidad a Dios mismo en la persona de Jesús. Es como si nosotros (lo cual pasa muy a menudo, todo sea dicho de paso) tratáramos de argumentar con Dios cómo debe ser nuestra alabanza, nuestra predicación, nuestra pastoral, nuestra forma de entender la vida cristiana, etc., etc. Hay una sola y única manera de entender la fe cristiana y, naturalmente, es la de cada uno de nosotros. 
La inmensa mayoría de los seres humanos tenemos una resistencia natural al cambio. Nos gusta la estabilidad. Lo conocido y predecible nos produce seguridad y cualquier cosa que atente contra ello genera en nosotros una resistencia. Después ya nos encargaremos de espiritualizar y justificar esa resistencia. Ya proveeremos con una buena justificación bíblica y encontraremos una buena batería de versículos de la Palabra que den fundamento y razón a nuestra resistencia al cambio. Es fácil y cómodo criticar y despreciar a los fariseos por su incapacidad de entender los nuevos movimientos de Dios en la historia. Sin embargo, nos cuesta vernos a nosotros mismos reaccionando como ellos y oponiéndonos en muchas ocasiones a los cambios y transformaciones que el Señor quiere llevar a cabo para que su Reino avance y la gente le conozca. Esto se ha repetido una y otra vez en la historia. 
La medicina no se práctica hoy en día como se practicaba hace tan sólo 100 años. Son muchos los avances que se han producido porque personas han cuestionado y estatus quo y se han abierto a nuevas posibilidades. En ninguno de los campos del conocimiento humano nos estancamos y paramos ¡Al contrario! estamos en constante diálogo con la realidad y del mismo surgen nuevas opciones y paradigmas. Pero la iglesia es una excepción. Cultivamos nuestro espíritu fariseo y nos resistimos al cambio. Cuando algo no encaja en nuestro paradigma lo rechazamos y, naturalmente, justificamos bíblicamente ese rechazo. Nuestra flexibilidad intelectual y espiritual puede ser nula o mínima. Para mí el problema radica en que tal vez nos estamos enfrentando al Espíritu Santo y su deseo de traer cambio y renovación a su iglesia. Esta idea puede parecernos descabellada pero, si lo pensamos bien, es totalmente plausible. Nada garantiza que no nos pase a nosotros lo mismo que les pasó a los fariseos que, enfrentados con el mismo Dios, se pusieron a darle lecciones de espiritualidad.

¿Cuál es tu nivel de flexibilidad espiritual? ¿Cómo reaccionas ante el cambio?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…