Ir al contenido principal

EL SERMÓN DEL MONTE 53/ POR SUS FRUTOS/ MATEO 7




Por sus frutos los conoceréis, pues no pueden recogerse uvas de los espinos, ni higos de los cardos. Todo árbol sano da buenos frutos, mientras que el árbol enfermo da frutos malos. Por el contrario, el árbol sano no puede dar fruto malo, como tampoco puede dar buen fruto el árbol enfermo. Los árboles que dan mal fruto se cortan y se hace una hoguera con ellos.   (Mateo 7:16-19)

Este pasaje siempre me ha sugerido otra aplicación muy práctica, a saber, ¿Cómo reconocer la verdadera experiencia de conversión? Los protestantes siempre hemos enfatizado, correctamente por otra parte, la importancia y la centralidad de la fe en la experiencia cristiana; lamentablemente no hemos sabido muy bien cómo manejar el tema de las obras, cómo encajarlas en nuestra espiritualidad. Muchas veces hemos tenido una actitud de reacción contra el Catolicismo y nos hemos ido al otro extremo negando la importancia y la necesidad de las obras. Ciertamente no lo habremos hecho a nivel teórico, pero si en la práctica; hemos desarrollado, como diría Santiago, una fe sin obras. 

Pablo en su famoso pasaje de Efesios 2 indica con total claridad que no somos salvados por obras; pero afirma a continuación que si lo hemos sido para obras, para practicar el bien. Sus palabras son muy claras y contundentes al afirmar que nuestra salvación tiene como propósito la práctica apasionada del bien. El apóstol, quien en su carta a los Romanos afirma una y otra vez la centralidad de la fe, a lo largo de sus escritos enfatiza la importancia de vivir practicando el bien (véase a modo de ejemplo la corta epístola que escribió a Tito). Santiago, el hermano de Jesús, indica que una fe que no nos lleva a la práctica del bien es una fe muerta; dicho de otro modo, es una fe que no nos salva ni nos lleva a la vida eterna ¡No es de extrañar que Martín Lutero, el gran reformador de la iglesia, mirara con malos ojos la carta de Santiago, hasta el punto de dudar de su inclusión en el canon de las Escrituras!

¿A dónde quiero ir a parar? Pues sencillamente que la única evidencia real de que nos hemos convertido es los frutos que produce nuestra vida; dicho de otro modo, nuestra práctica apasionada e indiscriminada del bien. Ciertamente la conversión es un proceso espiritual personal, pero claramente las Escrituras nos indican que aquel que lo ha experimentado lo manifiesta con un cambio en su manera de vivir y ese cambio, no es únicamente la adopción de prácticas y lenguaje religioso, sino ante todo y sobre todo una imitación de la manera de vivir y pensar del Maestro que, ineludiblemente se plasmará en un estilo de vida caracterizado por frutos de justicia, misericordia, compasión y amor hacia nuestro prójimo. 


Observa, por un momento, tu vida desde fuera ¿Qué tipo de frutos puedes apreciar? ¿Evidencian la manera de vivir y pensar del Maestro a quien sigues? ¿Qué deberías hacer como consecuencia de esta reflexión?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…