Ir al contenido principal

ISRAEL/ MURMURACIÓN/ ÉXODO 15



El pueblo comenzó a quejarse de Moisés, diciendo: ¿Qué vamos a beber? (Éxodo 15:24)

Hablar entre dientesmanifestando queja o disgusto por algo. Conversar en perjuicio de un ausente, censurando sus acciones. Así define el diccionario la palabra murmurar, la que aparece en el texto de Éxodo y que ha sido traducida por quejarse en esta versión. La murmuración se dirige hacia Moisés y esta, según se registra en el texto, es la primera de una serie de quejas contra su liderazgo; quejas que lanzarían contra él incluso su propia familia. Esta actitud contra los líderes es universal; fue un problema entonces y lo sigue siendo ahora. Consiste en hablar a espaldas de aquellos que tienen la responsabilidad de conducirnos y presidirnos en nuestra comunidades; censurar su forma de hacer o dejar de hacer; pero nunca ser confrontacionales -es decir, hablar la verdad con amor- o ayudar a buscar soluciones a los retos que las comunidades afrontan. 

La murmuración socava la confianza que las personas tienen o deberían tener en sus líderes. Crea un estado de opinión contrario a los mismos y, para nada, contribuye a la edificación de la comunidad. El que murmura únicamente ve su punto de vista, sus necesidades no cubiertas y, con razón o sin ella, culpa al líder de todos los males y lo hace responsable de todas sus desgracias. La murmuración es una forma pasiva de oposición al liderazgo que impide a éste poder dar una respuesta, explicarse a sí mismo, ampliar la perspectiva sobre la realidad. Evidentemente los líderes no son infalibles y deben rendir cuentas sobre su forma de actuar. Por eso, nuevamente, la forma bíblica de proceder es la confrontación en amor que busca el bien del confrontado, el que confronta y la comunidad. Pablo nos explicita cuál debería ser la alternativa a la murmuración escribiendo a los romanos en 14:19 "Así que busquemos con afán lo que contribuye a la paz y a la convivencia mutua".

Nuevamente Israel es un espejo que me devuelve mi propia imagen y me hace pensar y evaluarme para detectar la murmuración en mi propia vida. Veo que sólo hay dos actitudes posibles, construir o socavar. Veo que estoy forzado a escoger y que no puedo ser neutral. Me doy cuenta que las cosas que digo, en el contexto en el que las digo y la motivación que me mueve a hacerlo inclinan la balanza hacia una dirección u otra. Además, todo ello tiene efectos sobre la comunidad a la que pertenezco porque no vivo aislado, soy parte de un ecosistema espiritual y emocional. Israel me muestra con claridad lo que no quiero ser, las actitudes que no quiero que crezcan en mí y que deseo desarraigar tan pronto como tenga conciencia de ellas en mi día a día. Veo, como siempre, que la mejor manera de hacerlo y la más higiénica es ser honesto conmigo mismo. Es decir, reconocer mis pensamientos, llamar a la murmuración por su nombre y dársela a Dios en vez de hacerla correr y socavar a otros y a la comunidad. 


¿Cuál es tu actitud ante el liderazgo y la comunidad? ¿Construyes o socavas? ¿Qué te muestra el Señor que deberías hacer al respecto?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 116. ESCUCHAR Y ENTENDER

Amo al Señor porque escucha
mi voz suplicante,
porque tiende su oído hacia mí
en cuanto lo invoco.


El salmo 116 es un poema de acción de gracias que está dividido en tres estrofas unidas por un estribillo que se repite y sirve de unión entre ellas.

Me ha impactado mucho el versículo que abre el salmo y que explica la razón por la cual el poeta tiene una actitud de gratitud y amor hacia Dios, el Señor es alguien que escucha y lo hace atentamente. La expresión, tiende su oído hacia mí, nos deja ver una escucha concentrada, interesada y atenta. El cuerpo del oyente acompaña a su mente, está totalmente entregado y comprometido con aquel que habla.

Hoy en día es muy difícil encontrar gente que escuche. Es fácil, tremendamente fácil, encontrar gente buscando un oído en quien descargarse, alguien que oiga. Es interesante porque hay personas que no son muy exigentes, sólo esperan que alguien las oiga, ni siquiera piden ser escuchadas, tan sólo buscan poder descargar sus pensamientos, ideas, angusti…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…