Ir al contenido principal

SALMO 99. ¡VENGA TU REINO!


Regirá el mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud.

El salmo 98 es un sencillo poema que nos invita a que alabemos, reconozcamos y celebremos al Señor ¿Por qué? Por su victoria. En esta pequeña obra poética una y otra vez se habla de la victoria de Dios y esto hace que toda la tierra estalle en júbilo, reconocimiento, gratitud y alabanza al rey victorioso. El salmo culmina con la afirmación que he escogido para el comienzo de esta entrada.

Este salmo es escatológico, es decir, habla de cosas que aún no suceden pero que, sin duda, sucederán en un tiempo futuro. Los salmos están llenos de este tipo de afirmaciones. Es importante no olvidar que llegará un día en que el Señor reinará e impondrá su justicia sobre todos los pueblos y naciones porque cuando miramos a nuestro alrededor no es eso lo que percibimos. Antes bien, lo que reina hoy en día es la maldad, como indicaba el salmo 98 y la injusticia.

Al ver la afirmación del salmo por un lado, y la realidad por el otro, ha cobrado sentido la oración que nos enseñó Jesús, venga a nosotros tu Reino. Como creyente este salmo refuerza lo que me enseñó el Maestro y me anima a orar cada día por la llegada del Reino, porque solamente entonces la maldad será derrotada y la reinará la justicia.

Un principio

Jesús nos enseña a orar para la llegada del Reino

Una oración

Señor ¡Venga tu Reino!

Comentarios

  1. Muchas veces habia recitado esta petición "venga tu reino" con el padrenuestro, pero reconozco que lo hacia de forma rutinaria, sin apreciar su verdadero valor. Solo cuando estudiamos la Escritura descubrimos como es Dios y los propósitos que tiene para la humanidad creiente. Amor, justicia, paz, no más llanto, ni muerte, ni enfermedades, etc. Junto a El en la eternidad, todo será deleitable. ¡Gracias Señor!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

SALMO 90. EL TIEMPO

Enséñanos la medida exacta de nuestros días
para que adquiramos un corazón sensato.


El tema central de este salmo es el tiempo y cómo Dios y nosotros mismos nos relacionarnos con esta dimensión. El poema afirma con rotundidad que el Señor es eterno, existía antes del tiempo y está fuera y por encima del mismo, si, mil años para Ti son un ayer que pasó, indica el salmista.

Contrariamente, al leer esta parte de la Escritura nos damos cuenta que, en contraste con Dios, nosotros somos temporales, caducos y finitos. No importa cuántos años podamos llegar a vivir, al final, agotamos nuestros días como un suspiro, dice el escritor, para después sentenciar, pasan aprisa y volamos.

No ha sido muy difícil encontrar materia para pensar y reflexionar en este salmo. Mis días se acabarán rápidos. Ya he llegado a los 54 y, tal y como dice el pasaje bíblico, han pasado realmente como un suspiro y cuanto más pasan, más consciente es uno de la finitud de la vida y su limitación.

Ante esta realidad el salmis…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…