Ir al contenido principal

DECISIONES



¡Ay de los que bajan a Egipto para buscar quien los ayude, de los que en sus caballos se apoyan! Confían en la abundancia de carros de guerra y en la gran fortaleza de los jinetes, no hacen caso del Santo de Israel ni van a consultar al Señor. (Isaías 31:1)


Decisiones, decisiones; la vida está llena de ellas. Algunas intrascendentes, carentes de importancia. Otras, pueden marcar nuestras vidas y las de nuestros seres queridos. ¿Hacia qué o quién nos volvemos cuando hemos de tomar decisiones? ¿En qué o quién nos orientamos? ¿En qué o en quién encontramos los criterios que nos permitan la elección adecuada? ¿Es nuestro sentido común suficiente garantía para apoyarnos en él? ¿Merecen suficiente valor las opiniones de aquellos que nos rodean? ¿En qué se basan estos para hacer válido su consejo, de dónde proviene su sabiduría?

A la hora de tomar decisiones de calado estas y otras preguntas son dignas de ser tenidas en cuenta. Por medio de Isaías el Señor se queja de que no le hagamos caso ni le consultemos a la hora de decidir. Nos basamos, como dice el libro de Proverbios, en nuestra propia capacidad, sabiduría y prudencia, en vez de confiar en el consejo del Señor. Es cierto que su consejo, en ocasiones, parece locura y nos enfrenta contra la lógica humana. El sentido común, la razón nos empuja en una dirección, la fe, en la contraria. Pero el Señor no nos ha dejado en un vacío a la hora de tomar decisiones. Nos ha dado, por un lado, su Palabra; por el otro, el Espíritu Santo, quien vive en nosotros y que, según prometió Jesús, nos guiará a toda la verdad y nos enseñará todas las cosas.

Es difícil tomar decisiones importantes en la vida. Sin embargo, a menudo, la dificultad se ve incrementada por el hecho de que ni buscamos orientación en la Palabra ni nos paramos a escuchar al Espíritu de Dios; no es más fácil bajar a Egipto.


¿Qué lugar ocupa Dios en tu toma de decisiones? ¿El consejo del Señor o tu propia prudencia?

Comentarios

Entradas populares de este blog

SALMO 78. QUE LO SEPA LA GENERACIÓN VENIDERA

Lo que oímos y aprendimos,
lo que nos contaron nuestros padres
no lo ocultaremos a nuestros hijos,
lo contaremos a la siguiente generación:
las glorias del Señor y su poder
y las maravillas que realizó.
Pues Él hizo un pacto con Jacob
y dio una instrucción a Israel:
Él mandó a nuestros padres
que lo comunicaran a sus hijos,
para que lo supiera la generación venidera,
los hijos que habían de nacer;
y se lo confiaran a sus hijos
para que pusiera en Dios su esperanza,
no olvidaran las hazañas de Dios
y cumplieran sus mandamientos.


Largo pero precioso salmo. Comienza con la comisión de pasar las verdades acerca de Dios a la siguiente generación con un triple propósito: pongan su esperanza en Él, no olviden su intervención y, finalmente, cumplan sus mandamientos.

El salmista hace mucho énfasis en la importancia de explicar a las nuevas generaciones la intervención pasada de Dios en la historia. Para ello divide en salmo en varias partes además de la introducción ya mencionada, y todas ellas están articulad…

SALMO 89. LA FIDELIDAD DE DIOS

Cantaré eternamente el amor del Señor,
anunciaré su fidelidad por generaciones.
Con mi boca afirmo claramente:
Oh Eterno, tu amor edificó los cielos,
más estable que ellos es tu fidelidad.


Dos cosas destacan en este salmo, primeramente, la forma en que está estructurado. Comienza con una introducción (de la que están sacados los versículos que encabezan esta entrada), continúa con una declaración del señorío del Señor sobre todos los dioses, seguido de su señorío sobre la naturaleza. Después, la fidelidad de Dios se muestra en la elección de David como rey y su promesa de continuar su dinastía por todas las generaciones mientras sus sucesores guardaran el pacto. El ritmo del salmo se rompe con el castigo del Señor sobre la dinastía a causa de su infidelidad para acabar con una última sección de súplica donde se le pide a Dios que recuerde, su amor de antaño.

La segunda cosa destacable de este salmo es que su tema central es la fidelidad del Señor. A lo largo del mismo, una y otra vez, se re…

SALMO 90. EL TIEMPO

Enséñanos la medida exacta de nuestros días
para que adquiramos un corazón sensato.


El tema central de este salmo es el tiempo y cómo Dios y nosotros mismos nos relacionarnos con esta dimensión. El poema afirma con rotundidad que el Señor es eterno, existía antes del tiempo y está fuera y por encima del mismo, si, mil años para Ti son un ayer que pasó, indica el salmista.

Contrariamente, al leer esta parte de la Escritura nos damos cuenta que, en contraste con Dios, nosotros somos temporales, caducos y finitos. No importa cuántos años podamos llegar a vivir, al final, agotamos nuestros días como un suspiro, dice el escritor, para después sentenciar, pasan aprisa y volamos.

No ha sido muy difícil encontrar materia para pensar y reflexionar en este salmo. Mis días se acabarán rápidos. Ya he llegado a los 54 y, tal y como dice el pasaje bíblico, han pasado realmente como un suspiro y cuanto más pasan, más consciente es uno de la finitud de la vida y su limitación.

Ante esta realidad el salmis…